¿Vale la pena un monitor de 144Hz?

Contestación veloz: Los monitores de 144Hz y otros monitores de alta continuidad de actualización proponen una enorme optimización en la calidad de visualización gracias a sus frecuencias de actualización superiores, menor retardo de entrada, mejor resolución de movimiento y protección contra el desgarro de la pantalla. Brindan a los individuos una vivencia de juego bastante superior y una virtud competitiva, como resultado, son los monitores favoritos de los players.

¿Entusiasmado en comprar un nuevo monitor de PC?

Comprar uno nuevo puede ser bien difícil con todas y cada una de las varias peculiaridades (resolución, relación de contraste, tamaño, relación de aspecto, etcétera.) a tomar en cuenta en su resolución de compra.

La continuidad de actualización de un monitor es una característica que con frecuencia se pasa por prominente y que de todos modos pertence a las más esenciales.

En verdad, los individuos que se actualizan a un monitor más fluido de 144Hz o más reportan que es bien difícil regresar a los viejos gracias a la enorme optimización en la calidad.

Continuidad de actualización del monitor superior

En resumen, la continuidad de actualización de un monitor es la proporción de ocasiones por segundo que actualiza su pantalla.

La continuidad de actualización se mide en hercios (Hz) y comúnmente se ha con limite a 60 Hz.

Lo que esto quiere decir ciertamente es que da igual a cuántos fotogramas por segundo (FPS) se juegue un juego, siempre y en todo momento va a estar con limite visualmente por los Hz que el monitor de juegos es con la capacidad de llevar a cabo.

Con la publicación de la tecnología 144Hz-agregado, en este momento está libre una gama completa de pantallas capaces de explotar los FPS auxiliares.

Mejor resolución de movimiento

Entre los enormes provecho que brindan los monitores más nuevos de 144Hz o más está la más grande resolución de movimiento.

La resolución de movimiento establece qué tan limpia va a ser una imagen en movimiento.

O sea vital en el momento en que se generan imágenes en movimiento veloz. Puede ser ver una película de acción o jugar un juego profundo con varias cosas en marcha, como un juego de estrategia en el mismo instante como League of Legends.

Tener una mejor resolución de monitor dejará al usuario tener más precisión tratándose de detectar cosas en pantalla y, como resultado, jugar mejor.

Menos desgarro de pantalla

Ejemplo de desgarro de pantalla en el juego Dead Rising 2

El desgarro de la pantalla sucede en el momento en que se emiten más fotogramas por segundo de los que el monitor es con la capacidad de enseñar.

Por servirnos de un ejemplo, un display de 60Hz con un juego que se ejecuta a 144 cuadros por segundo padecerá esto, puesto que genera considerablemente más FPS de los que puede prestar el monitor.

Una solución común para este inconveniente es V-Sync (sincronización vertical), que limita la proporción de fotogramas por segundo que genera la tarjeta gráfica.

No obstante, tenga presente que V-sync no está exento de fallas, puesto que añade retardo de entrada y la aptitud de contestación padece.

Si V-Sync está habilitado en nuestro ejemplo previo, entonces el juego tiene un límite de 60 FPS, pero ese monitor de 60Hz aún tiene la posibilidad de tener otro inconveniente que es tartamudeo. Esto sucede en el momento en que el FPS desciende aun un cuadro hasta 59 FPS.

La solución más perfecta es sencillamente un monitor de juegos con una continuidad de actualización más alta.

Retardo de entrada más bajo

El retardo de entrada puede representar la distingue entre una victoria y una pérdida en los juegos y o sea singularmente cierto en los juegos con imágenes de movimiento veloz, como los juegos de tiros en primera persona como Counter-Strike: Global Offensive.

La continuidad de actualización de un monitor está de manera directa relacionada con la proporción de retardo de entrada que va a tener.

Por poner un ejemplo, un monitor clásico de 60Hz jamás tiene la posibilidad de tener un retardo de entrada menor a 16ms gracias a las restricciones tecnológicas.

En marcado contraste, un monitor de 144Hz va a tener su barrera de delay de entrada a 7ms.

Esencialmente, lo que esto quiere decir es que tiene una imagen más actualizada en su monitor entregada a un ritmo más veloz, lo que lo pone en una tremenda virtud en los juegos.

Tenga presente que los desarrolladores de todos modos no comunican la proporción de retardo de entrada que tiene un monitor de juegos.

Más bien utilizan el término «tiempo de contestación» y muchas personas lo confunde pensando que es el retardo de entrada de un monitor.

El tiempo de contestación de un display establece qué tan veloz puede mudar los pixeles en pantalla de negro a blanco o de gris a gris.

El tiempo de contestación está de manera directa relacionado con la proporción de imágenes espectro que va a tener, que es la proporción de desenfoque que se genera en las imágenes en movimiento veloz.

En términos más sencillos, cuanto mejor sea el tiempo de contestación, cuanto más grande sea la resolución de movimiento, menos efecto espectro.

Conclusión

A 144Hz, un monitor duplica su continuidad de actualización respecto a los monitores habituales de 60Hz y asimismo disminuye su retardo de entrada a más de la mitad.

Sabiendo todos y cada uno de los componentes, no cabe duda de que los monitores de 144Hz en este momento han predeterminado el nuevo estándar en la industria.

Son indispensable para algún jugador, ahora que dan una enorme optimización en la vivencia de juego y proponen el más destacable desempeño por su inversión.

Este beneficio no se restringe solo a los players, en tanto que aun brindan a los individuos comunes una mayor vivencia de navegación y visualización de vídeos.